Tyler Brûlé, editor de Monocle, sobre Twitter

Monocle se define a sí misma como una revista de asuntos internacionales, negocios, cultura y diseño. Como medio posee una particularidad que le separa del resto (y donde quizá radique una de las claves de su éxito): una obsesión con el branding, que le lleva a poseer varias tiendas físicas propias repartidas en los principales centros financieros y de negocios del mundo (Londres, Los Ángeles, Tokyo, y más recientemente Nueva York y Hong Kong).

Estas tiendas no sólo venden números atrasados de la revista, merchandising, y una selección de productos que sus responsables consideran que encajan con el espíritu de la marca, sino que actúan propiamente como embajadas de la revista, y participan del proceso de elaboración de las noticias y reportajes.

Su web es un reflejo de esta aproximación: una tienda online con el mismo enfoque “curatorial” en la selección de productos y artículos sólo disponibles para suscriptores. Y un cierto escepticismo acerca de las bondades del canal de comunicación online para el futuro del periodismo:

Tyler Brûlé, fundador de Monocle y Wallpaper, en una entrevista en The Guardian en marzo de 2010:

Media owners don’t want to be seen as old farts and feel they need to be Twittering under the table. If you want journalism across six different platforms then something’s got to give and there’s a lot of mediocrity across six platforms.

Tyler Brûlé en la revista, diciembre de 2009:

Twitter might have stayed off this page had lazy media news organisations not turned it into cheap filler to replace meaningful content and had older, wiser individuals not employed it as the digital version of a face and bum lift. (…) There is a kind of social media that really works for business and play. It’s called having a glass of wine.

El enfoque de Monocle difiere radicalmente de la mayor parte de medios actuales, y probablemente no pudiera funcionar (¡en el caso de que fuera recomendable para ellos!) sin su posicionamiento y sin el férreo control de la marca que ejercen, un enfoque que muchos medios han perdido de vista o devaluado entre promociones, regalos y advertorials, y que a medio-largo plazo será uno de sus principales activos.