5º BCNMediaLab: #Rebelión tv

El viernes pasado celebramos es 5º y último BCNMediaLab de la temporada. Esta vez queríamos llamar la atención sobre el estado de la televisión informativa: ¿es posible aún la información en televisión?

Rosa María Calaf empezó su intervención mostrando su preocupación por una sociedad que parece “que solo ha de consumir y no pensar”. Según la excorresponsal de RTVE la información en televisión ha sufrido una importante transformación en los últimos años: “Ahora es más importante llegar que saber lo que pasa”.

Calaf criticó el excesivo protagonismo de los periodistas, el corresponsal como una especie en extinción y el formato actual de los servicios informativos: “Implícitamente estás diciendo que lo que no entra en el telediario no es importante”.

Para Marià de Delàs, se está dando un preocupante deterioro y restricción del derecho de la ciudadanía a recibir información fiable. “La realidad a veces importa poco. Se escenifica mucho, se lleva a cabo las ideas de gente en el despacho”.

Según Delàs se confunde continuamente información y opinión. Recordó las palabras del periodista Rafael Jorbà que en una entrevista hace pocos días, alertaba de que la opinión ya está ocupando más espacio que la información. “Me reconozco desconcertado en este panorama. La fragmentación de la audiencia provocada por la TDT ha tenido un efecto brutal de la televisión”.

Ferran Monegal y el modelo italiano de tv

Para Ferran Monegal, periodista y crítico desde hace 20 años, los términos televisión e información son cada vez más incompatibles. Monegal apuntó a la llegada de la televisión de Berlusconi en los 90 como un factor fundamental en la formación de la televisión que hoy conocemos. La entrada de estos directivos, entre ellos Paolo Vasile, ha conformado una manera de hacer televisión.

El estilo italiano considera la televisión como una plataforma de venta comercial”. Éste es el modelo de televisión que ha triunfado según apuntaba Monegal. El modelo ha hecho surgir productoras audiovisuales estrechamente ligadas a las cadenas. “Se está produciendo una forma de entender televisión como chorizos, donde solo prima el gusto por el consumo pero no prima el gusto por la deontología periodística”.

Surgió el tema de los llamados informativos impacto que se han impuesto en las televisiones privada. “Son como un estufa que cada vez necesita tanta madera que la realidad ya no da más de sí y hay que construir el impacto”.

Los tres coincidieron en que se ha producido un deterioro del oficio de periodista en televisión. “Hay más periodistas en los gabinetes creando información que buscándola”, decía Rosa María Calaf.

Ferran Monegal propuso empezar una “ola de rebeldía” contra todos los que miden la calidad por la audiencia. “Hay que derruir el concepto de que lo que vende mucho es lo bueno, y lo que vende poco es malo”. Monegal contó que el director de Antena3 recibió “algún palo” por cosechar ‘solo’ un 6% el lunes con un reportaje de Bin Laden.

Regulación, televisiones públicas y un futuro digital

Los tres ponentes se mostraron favorables a crear un órgano de regulación verdaderamente independiente ante la incapacidad que ha mostrado el sector para autorregularse. “El CAC empezó muy bien pero cayó de nuevo en las cuotas políticas” dijo Calaf, mientras Monegal fue más contundente: “Hace años estos tribunales me irritaban, pero después de ver algunas cosas, efectivamente el trabajo de periodista no se pude analizar con el código penal en la mano. Ya no, la ley no está preparada para las perversiones que estamos viendo”.

La pervivencia de las televisiones públicas fue otros de los temas que surgieron en el debate. Calaf calificó el derecho a la información tan necesario como la sanidad o la educación. La supresión de la publicidad de TVE fue, según Monegal, motivada por la presión de las cadenas privadas al gobierno. “Ahora van a por la autonómicas”.

Calaf se mostró esperanzada a que la información audiovisual pueda tener una nueva oportunidad en el medio digital. Y Delàs dejó un espacio también para la autocrítica: ¿Qué hemos hecho mal para que la gente prefiera un programa de opinión que un reportaje informativo?

This post is also available in: Catalán