Archived entries for Televisión

Seguimos informando, un libro sobre reporterismo

Seguimos informando” es el proyecto de libro de Xabier Iglesias con el que intenta dar a conocer la realidad de seis reporteros freelance especialmente comprometidos. Cada capítulo es una entrevista a cada uno de ellos y se adjuntan una pequeña muestra de sus trabajos. Los protagonistas son: Alberto Arce, Ander Izagirre, Antonio Pampliega, Daniel Burgui, Martín Aldalur y Mikel Ayestarán.

Xabier Iglesias ha decidido financiar su publicación a través del crowdfunding especializada en libros. Nos gustó el proyecto tanto por el intento de acercarse a la realidad de los periodistas freelance que trabajan en el extranjero como el hecho de que quiera financiar la publicación del libro a través del micromecenazgo. Xabier contesta a nuestras preguntas por email:

¿Cómo surge la idea del libro “Seguimos informando? ¿Qué objetivo persigue?

La idea surge de un montón de pequeñas coincidencias que acaban encontrándose en este proyecto. Por una parte colaboraba con Periodismo Humano entrevistando a reporteros para hablar acerca de su visión del periodismo. Por otra, la lectura de Seguiremos Informando de Ed. Catarata donde aparecen ilustres ganadores del Cirilo Rodríguez. Coincidió que Alberto Arce, protagonista de Seguiremos Informando y yo mismo lo leímos a la par y a los dos nos dejó cierto sabor agridulce, grandes trabajos, pero de reporteros de otra época. Nos provocaba nostalgia pero siendo conscientes de que actualmente los hay tan grandes como aquellos.

El objetivo es claro, reivindicar que el periodismo no se muere, que vive en los buenos periodistas, como los que protagonizan el libro.

¿Crees que el futuro de los profesionales del periodismo pasa en buena medida por ser freelance?

En un escenario teórico sería muy bueno para la profesión que los reporteros fueran freelance, con total libertad para crear enfoques, buscar historias y retratarlas de una manera comprometida. No estamos en ese escenario ya que no se protege al freelance, es más, se aprovechan de su trabajo.

Tienen poca protección y solo se acude a ellos cuando algo sucede, cuando hay Breaking news, y se incumple con frecuencia el decálago sobre medios y freelance.

¿Cómo se te ocurrió financiar el libro a través del crowdfunding?

No se trata de una obra de ficción que contempla creación propia. Son entrevistas y reportajes de los protagonistas. No me parecía justo monetizar el libro más allá de la propia viabilidad del proyecto. Para conseguirlo un paso evidente era no incluir a intermediarios y para ello el “Crowdfunding” es una herramienta idónea.

¿Crees que estos periodistas independientes pueden encontrar en el crowdfunding una manera de hacer sostenible su trabajo?

El crowdfunding es una buena manera de tener un contacto directo con tu público y dar salida a proyectos por los que ninguna editorial va a apostar por el miedo que le tienen a la crisis.

También me resulta muy interesante el poder publicar reportajes largos en formato digital, a través de plataformas de venta. En cierta manera entiendo que los periodistas tienen la oportunidad de recuperar el periodismo ahora que el modelo de negocio de los medios agoniza.

 

  • El jueves 19 de abril celebramos un nuevo encuentro del BCNMediaLab para hablar de crowdfunding y periodismo. Puedes apuntarte aquí.

Gratis no trabajamos

Los periodistas nos estamos acostumbrando a las ofertas precarias. Muchas horas y mucho esfuerzo por poco sueldo y condiciones que no valoran ni nuestros conocimientos ni nuestra experiencia.

La última ha sido la de una empresa que pagaba 0,75 euros por textos de 800 carácteres (ni siquiera espacios, como es habitual pedir). Un precio que no solo es claramente insuficiente sino que es un insulto.

800 carácteres no son ni el doble de lo que llevas leyendo.

Pero además la oferta pedía conocimientos de posicionamiento en buscadores, de escritura para internet, de redacción y estructura. Y encima penalizaba al autor si el texto no les gustaba o no era lo suficientemente creativo. El autor no iba a cobrar si no escribía –y aprobaban a los “afortunados” 10 redactores que pasaban la criba– unos 400 textos. 300 euros por ello, susceptibles de ser rechazados.

Una compañera sevillana, Azahara Cano, “fue seleccionada” y dijo no. Lo denunció primero en Linkedin y luego en Twitter. La Asociación de la Prensa de Madrid la apoyó con la etiqueta #gratisnotrabajo. Y como ellos, muchos, muchísimos compañeros que han convertido el lema en un grito de dignidad.

Nosotros, como BCN Media Lab, también lo suscribimos y la apoyamos.

A ella y a tantos periodistas que se encuentran con menosprecios a su trabajo en forma de condiciones inaceptables, humillantes, que sitúan a profesionales formados y con experiencia a niveles de estudiantes en prácticas. A estudiantes en prácticas en la condición de redactores cualificados sin sueldo.

A tantos freelance y falsos autónomos, los eslabones más débiles de la cadena, a los que se ofrece mucho menos de los que se les pagaba hace un tiempo con la excusa de la crisis. Y sin posibilidad de réplica. O a los que se exige que trabajen gratis para mantener su puesto o se les retrasa el pago indefinidamente.

A todos se les sitúa en la antesala de la degradación laboral y social.

Basta ya.

Los periodistas somos profesionales necesarios en la sociedad democrática porque un periodismo libre e independiente es garantía de transparencia.
Y merecemos un respeto.

Basta ya de ofertas que no reconozcan nuestro trabajo ni nuestra profesionalidad.


Basta ya de aprovecharse de la necesidad.
Denunciemos.

Nosotros también #gratisnotrabajo.

Imagen Flickr Knight Foundation

Puedes mostrar tu apoyo en los comentarios del post

No habrá paz para los malvados

Darth Platini. Visto en el Blog Football Vintage

A pocos día de celebrar el BCNMediaLab ‘Periodismo y Fútbol’ tenemos el honor de poder reproducir en nuestro espacio un artículo publicado por otro blogger de fútbol: Borja Pardo. Borja es un ejemplo que ilustra a la gran mayoría de la blogosfera futbolística: se dedica a esto por pasión y con ella se forjado un hueco en la web y las redes sociales.

Borja es abogado y vive en Barcelona. Además de mantener un Blog excepcional (Football Vintage) ha sido colaborador de Don Balón. Actualmente lo podemos escuchar en el programa ‘This Is Fútbol’ (Cadena COPE) y otros espacios (podcast, webs, publicaciones) relacionados con el fútbol internacional.En octubre de este año publicó uno de sus proyectos más ambiciosos: La Guía del Fútbol Internacional. Nos cuenta que “cuando tenga dinero compraré el Real Oviedo y lo subiré a Primera División, lugar de donde nunca debió salir”.

Aquí os dejamos su reflexión sobre el periodismo futbolero en la actualidad.

Continue reading…

Periodismo deportivo, pseudoperiodismo?

Por Sergi Picazo.

Tengo una teoría: para ser un buen periodista tienes que haber hecho, en algún momento de tu vida, periodismo deportivo o periodismo local. No es una teoría comprobada al 100%, pero casi … ;-)

Expongo mi caso, aunque no es ejemplo (todavía) de #buenperiodismo. Yo pasé por el periodismo deportivo en la escuela de periodistas de una radio local -en mi caso, Radio Gràcia- y, después de unos años, decidí dejarlo para siempre. Me cansé, lo encontraba demasiado superficial y, incluso, en algún momento, lo veía como un pseudoperiodisme. ¡¡ERROR!!

Hay un periodismo deportivo mayoritariamente malo, flojito y superficial.

Pero también hay un periodismo deportivo de altísima calidad, profundo y de un estilo casi literario.

Aquí está mi lista de los Cinco Mejores del Periodismo Deportivo del Momento*. La lista es sólo y exclusivamente sobre la prensa papel (es el que conozco más) y me olvido (lo siento) de radios y televisiones.

1 .- Ramon Besa. Lo mejor, sencillamente. Sus crónicas en el diario El País deberían formart parte del segundo volumen del libro sobre el periodismo catalán que ha hecho historia. Definitivamente, yo quiero escribir de Política algún día como él escribe hoy sus crónicas de los partidos del Barça.

2 .- Toni Padilla. Será lo mejor, todavía no. Es amigo, es buena persona y es humilde. Lo descubrí alucinado leyendo sus crónicas sobre fútbol, ​​política e historia en el antiguo 9 Esportiu. No sé de dónde saca los datos históricos para sus crónicas. Se considera un “historiador frustrado”. Lee su última perla.

3 .- El 9 Esportiu. Los compañeros de viaje de El9, ahora dirigidos por el comprometido Ferran Espada -ex director de El Punt en Barcelona -y antes por el reconocido Pep Riera, hacen un periódico que habla sobre fútbol -y otros deportes- y no de escándalos pseudofutbolísticos. Además, mantienen secciones sobre Fútbol y Cine o Fútbol y Política.

4 .- Revista Panenka. El producto más rompedor e innovador de la historia del periodismo deportivo hecho en el Estado. Acaba de salir. Su lema es “El fútbol que se lee“. Propone una serie de reportajes y entrevistas en torno al fútbol, ​​pero poniendo el acento en la vertiente literaria, política, cultural y social del fútbol.

5 .- Eduardo Galeano y su entrevista con Pelé. Su crónica sobre un encuentro-entrevista con el genial futbolista brasileño es hoy imposible de encontrar en internet. Yo sólo lo he podido leer en el libro Entrevistas y Artículos (1962-1987) del periodista y escritor uruguayo. ¡Os lo recomiendo! De momento, para dejar buen sabor de boca, os dejo el perfil galeanístic0 sobre Pelé del libro El fútbol a sol y sombra.

5º BCNMediaLab: #Rebelión tv

El viernes pasado celebramos es 5º y último BCNMediaLab de la temporada. Esta vez queríamos llamar la atención sobre el estado de la televisión informativa: ¿es posible aún la información en televisión?

Rosa María Calaf empezó su intervención mostrando su preocupación por una sociedad que parece “que solo ha de consumir y no pensar”. Según la excorresponsal de RTVE la información en televisión ha sufrido una importante transformación en los últimos años: “Ahora es más importante llegar que saber lo que pasa”.

Calaf criticó el excesivo protagonismo de los periodistas, el corresponsal como una especie en extinción y el formato actual de los servicios informativos: “Implícitamente estás diciendo que lo que no entra en el telediario no es importante”.

Para Marià de Delàs, se está dando un preocupante deterioro y restricción del derecho de la ciudadanía a recibir información fiable. “La realidad a veces importa poco. Se escenifica mucho, se lleva a cabo las ideas de gente en el despacho”.

Según Delàs se confunde continuamente información y opinión. Recordó las palabras del periodista Rafael Jorbà que en una entrevista hace pocos días, alertaba de que la opinión ya está ocupando más espacio que la información. “Me reconozco desconcertado en este panorama. La fragmentación de la audiencia provocada por la TDT ha tenido un efecto brutal de la televisión”.

Ferran Monegal y el modelo italiano de tv

Para Ferran Monegal, periodista y crítico desde hace 20 años, los términos televisión e información son cada vez más incompatibles. Monegal apuntó a la llegada de la televisión de Berlusconi en los 90 como un factor fundamental en la formación de la televisión que hoy conocemos. La entrada de estos directivos, entre ellos Paolo Vasile, ha conformado una manera de hacer televisión.

El estilo italiano considera la televisión como una plataforma de venta comercial”. Éste es el modelo de televisión que ha triunfado según apuntaba Monegal. El modelo ha hecho surgir productoras audiovisuales estrechamente ligadas a las cadenas. “Se está produciendo una forma de entender televisión como chorizos, donde solo prima el gusto por el consumo pero no prima el gusto por la deontología periodística”.

Surgió el tema de los llamados informativos impacto que se han impuesto en las televisiones privada. “Son como un estufa que cada vez necesita tanta madera que la realidad ya no da más de sí y hay que construir el impacto”.

Los tres coincidieron en que se ha producido un deterioro del oficio de periodista en televisión. “Hay más periodistas en los gabinetes creando información que buscándola”, decía Rosa María Calaf.

Ferran Monegal propuso empezar una “ola de rebeldía” contra todos los que miden la calidad por la audiencia. “Hay que derruir el concepto de que lo que vende mucho es lo bueno, y lo que vende poco es malo”. Monegal contó que el director de Antena3 recibió “algún palo” por cosechar ‘solo’ un 6% el lunes con un reportaje de Bin Laden.

Regulación, televisiones públicas y un futuro digital

Los tres ponentes se mostraron favorables a crear un órgano de regulación verdaderamente independiente ante la incapacidad que ha mostrado el sector para autorregularse. “El CAC empezó muy bien pero cayó de nuevo en las cuotas políticas” dijo Calaf, mientras Monegal fue más contundente: “Hace años estos tribunales me irritaban, pero después de ver algunas cosas, efectivamente el trabajo de periodista no se pude analizar con el código penal en la mano. Ya no, la ley no está preparada para las perversiones que estamos viendo”.

La pervivencia de las televisiones públicas fue otros de los temas que surgieron en el debate. Calaf calificó el derecho a la información tan necesario como la sanidad o la educación. La supresión de la publicidad de TVE fue, según Monegal, motivada por la presión de las cadenas privadas al gobierno. “Ahora van a por la autonómicas”.

Calaf se mostró esperanzada a que la información audiovisual pueda tener una nueva oportunidad en el medio digital. Y Delàs dejó un espacio también para la autocrítica: ¿Qué hemos hecho mal para que la gente prefiera un programa de opinión que un reportaje informativo?

El periodismo en televisión

A menudo se ha comentado la brutalidad de quien decidió la sustitución inmediata de la señal de CNN+ por un sinfín de Gran Hermano 24 horas. Luego ocuparon la frecuencia con otra tele sobre famosos. Transmitieron una imagen clara de lo que significaba la liquidación de Sogecable y de la adquisición de buena parte de sus restos por parte del grupo de Silvio Berlusconi.

(…)

Fue un momento significativo de lo que ocurre en el mundo de la tele, del deterioro del oficio de informar y de la restricción del derecho de la ciudadanía a recibir información fiable.

El periodismo audiovisual pasa por un mal momento.

El ‘periodismo’ de la tele, de Marià de Delàs, en Público. Marià es uno de los tres invitados a debatir el estado y el futuro del periodismo en televisión en el encuentro que hoy organiza el BCNMedialab.

Carta desde Misrata


Alberto Arce en Misrata
En la ciudad de Misrata se vende gran parte del pescado que cocinará el final de la revolución. Asediada desde hace más de 70 días por tierra y con una comunicación marítima intermitente, sometido su puerto al bombardeo constante con cohetes Grad, sólo los aviones de la OTAN impiden que el ejército de Gadafi entre de nuevo en la ciudad.

¿Avanzarán los rebeldes de Misrata sobre Sirte o Tripolí?, ¿Están realmente coordinados con Bengazi, la capital del movimiento?, ¿Cómo ha sobrevivido la ciudad bajo asedio?, ¿qué logística ha permitido a sus 300.000 habitantes sobrevivir durante estos meses?, ¿cómo ha aprendido a usar un RPG un vendedor de menaje de cocina?, ¿cómo se organizan los barcos pesqueros que rompen el bloqueo desde Malta y esquivan las minas marinas que tratan de inutilizarlo?. Hacer periodismo es responder a estas preguntas, mil veces planteadas, a medida que un conflicto se intensifica, estanca, avanza y busca soluciones.

Dos periodistas freelance entran en Misrata por mar, desde Malta. Cámara de vídeo, fotos, texto y audio. Durante la travesía, filman desde la radio del barco la coordinación entre los rebeldes y un barco español de la OTAN, llegan al puerto y se alojan en uno de los cuarteles rebeldes junto a los responsables de la comunicación del movimiento en Misrata.

Durante varios días ofrecen su trabajo a todos los medios de comunicación españoles. ¿Textos, fotos, vídeos, piezas informativas de 4 minutos, un documental, audio? Tenemos tiempo. Tenemos paciencia. estaremos aquí un tiempo, no vamos a irnos en 48 horas. El 90% de los emails no reciben respuesta, característica definitoria de gran parte de la relación, basada en la educación y el respeto, entre un freelance español y los medios, el 5% de los emails nos remite a “lo he pasado hacia arriba” para, posteriormente, no recibir respuesta y el 5% de los emails recibe propuestas del estilo “yo no puedo, pero siempre puedes a proponerselo a…” que por supuesto es siempre alguien que no responde.

De entre las respuestas, “no trabajamos con freelance” es sólo superada estadísticamente por el “es que nosotros vamos a enviar a alguien” y en el colmo de la hipocresía por “esa situación ya está contada”. Revistiendo cierta lógica todas ellas, sorprende posteriormente, encontrarse con la noticia que “ya cubrirá su corresponsal” (cuando llegue) o “no tiene mucho interés” repetida literalmente en 3,4 o 5 medios españoles a través de las notas de agencia.

Sin olvidarse del “me interesa mucho pero no podemos pagar” porque como todos sabemos, a veces, alguien pica y la regala (el que no lo haya hecho nunca, que tire la primera piedra).

Después llega Obama y ejecuta a Osama. Menos mal. Ya no hace falta inventarse excusas. No queda espacio para lo que suceda en el resto del planeta porque hay que contar, una vez más, repitiéndose hasta en la literalidad del más saciado, en que un vecino twiteó la operación sin saberlo, frase a frase, entrecomillado a entrecomillado, se lea el periódico que se lea, Larga vida a las agencias.

Pero siempre nos quedará París.

Radio Francia Internacional recibe la misma propuesta que han recibido los medios españoles de un par de freelance hispanos. Recogen el guante inmediatamente y comienza la colaboración. Primera pieza. 24 horas después recibimos un email “Vuestra nota ha sido la visitada del día, por encima de todo lo que referente a Osama. ¿Podéis enviarnos más?”

Siempre nos quedará París.

Firmado por mí, el loco aquel que hizo un documental que nadie quiso en España, ni antes ni después de pasar por más de 70 festivales internacionales. Supongo que aún me queda mucho por demostrar. Mi amigo es más discreto y se calla lo que piensa mientras continua mandando sus fotos a medios norteamericanos.

Un saludo desde Misrata.
Alberto Arce*

*Alberto Arce es periodista freelance.

CNN, de ‘on the air’ a ‘Up in the air’

Un compañero de El Periódico en Barcelona un día nos dejó para irse a trabajar a la CNN en español en Atlanta. Se iba de redactor jefe, buen sueldo, beneficios sociales y todas esa excitación que uno piensa cuando le hablan de CNN, porque están en la misma redacción y con el mismo contrato. El primer canal de noticias 24 horas del mundo, 212 países y la ilusión de estar casi marcando la agenda política occidental, siempre on the air.

Pero un día llegaron los recortes. Como en una escena de la película Up in the air, la nueva ejecutiva de la cadena, Cynthia Hudson, con números en la mano, comunicó a casi la mitad de la plantilla que estaban despedidos. Desenchufados, directos a casa. Quería reorientar el enfoque del canal con más contenidos de espectáculo y entretenimiento.

Dos días más tarde, a aquellos que todavía estaban digiriendo la noticia con el desayuno, les ofreció volver. Eso sí: con la mitad de sueldo o pactando condiciones como colaboradores. La justificación: la crisis, el modelo, la perdida de audiencia, la batalla por los costes, la caída de la publicidad.

Era octubre del 2010. La cadena que fundó Ted Turner en 1978 con los beneficios de un pequeño imperio televisivo construido sobre una empresa de publicidad local del sur agonizaba, según los medios. Había transmitido los sucesos de Tianamenn, la caída del muro de Berlín, la de la Unión Soviética, la guerra del Golfo. Y ahora se arrugaba contra cadenas que primaban la tertulia y la especulación política sobre el rigor y la objetividad.

Su presentador estrella, Larry King, no dijo nunca en más de 40 años de programa a quién votaba. Su reportero Anderson Cooper mantenía una vida discretísima pese a sus orígenes familiares millonarios. De Christiane Annanpour solo se supo cuando se casó con el portavoz de la Casa Blanca. Los periodistas no eran la noticia, y eso lo protegía la cadena gracias a sus servicios jurídicos, como el caso de la redactora despedida por un comentario en Twitter. La noticia estaba fuera y había que darla. Con imágenes, con datos, con la palabra ponderada, neutral.

Un artículo en The Independent echó la culpa a la tendenciosidad de la Fox y la MSNBC y se permitió hablar de un cambio de modelo. Que si los jovenes ya no seguían la actualidad por el cable, que si internet se comía la inmediatez, que si la pluralidad informativa tenía un aliado en las redes sociales.

Han seguido pasando cosas, como las revoluciones en Egipto y Túnez, y las revueltas en Siria, Libia y Marruecos. Por primera vez, la CNN no ha estado en primera fila.

Pero otros tampoco. El testigo no se recoge. En España ha cerrado su filial, CNN+ y su canal emite ahora Gran Hermano. Tan sólo las públicas resisten: canal 24 horas de TVE y 3/24 de Televisió de Catalunya.

Nadie sale, nadie imita. ¿Tan solo Intereconomía TV? ¿Es el fin de la información objetiva como espectáculo, de la noticia que engancha al mundo?

Japón y la puntilla del adjetivo

Por Dani Madrid i Morales, periodista del canal 3cat34, especializado en política asiática.

Los periodistas nos repetimos a menudo, nos citamos los unos a los otros y dependemos en exceso de las mismas fuentes. Y yo ahora también me repetiré: el periodismo en televisión es cada vez más espectáculo y cada vez menos información. Aquello del infotainment que se popularizó hace unos años sigue tan en vogue, si no más, ahora que la reducción de costes de producción permite seguir al minuto y al detalle casi cualquier acontecimiento. Y de uno de estas “coberturas al minuto” quería hablar yo aquí: Japón, 11 de marzo, 14:46. Quizás alguna de estas reflexiones contribuya al debate del próximo encuentro del BCNMediaLab.

Cuatro días después del terremoto, el tsunami y la incertidumbre nuclear uno de los periodistas españoles que se desplazó para contar lo que estaba pasando le decía a la audiencia Telecinco que “Japón vivía el peor escenario posible”. Llevar al límite la realidad es una tendencia contagiosa del periodismo moderno, ya sea con el uso intensivo de adjetivos o con la creación de ránquings hipotéticos (el mayor X del mundo, el segundo X de la historia, el peor X de la humanidad…). No es, no obstante, un mal exclusivo del periodismo televisivo. El día del terremoto, más de uno miró con interés cómo reaccionaba el presentador del informativo a quién más se asocia con el uso excesivo del adjetivo, Pedro Piqueras. Ese día, no hubo casi calificativos como cuenta Víctor Amela y como, de hecho, se encarga de remarcar el propio Piqueras en un programa de radio.

En los días inmediatamente después de la triple noticia casi todos los periodistas nos aprendimos las siglas de la cadena de televisión pública japonesa, NHK. Para la cobertura de desastres naturales los periodistas del canal cuentan con un manual que les recomienda evitar los adjetivos de escaso valor informativo. Quizás ese sea un motivo por el cual, en un primer vistazo, uno puede decir que la televisión japonesa ha sido minimalista en su cobertura mientras que fuera de Japón muchos hemos podido caer en el alarmismo, el maximalismo y, de nuevo, en la espectacularización. Para la periodista Concha García Campoy, este maximalismo informativo está justificado.

Los informativos nos han enseñado “las imágenes más espectaculares” de las “espectaculares olas de más de 10 metros” que han dejado paisajes “espectacularmente desolados”… como si “de una película futurista se tratase”. Porque más allá de la adjetivación en vano, el periodismo en televisión camina hoy en día, y en algunos casos, hacia una peligrosa documentalización de la información. La popularización del pseudo-realismo informativo (léase ‘estilo Callejeros’), con imágenes gravadas al hombro, simulando trabajos “no-profesionales” para realizar trabajos profesionales, se combina muy a menudo con la narrativa cinematográfica en los programas “informativos”. Todo ello conduce a un abuso de la música, a un sobre-protagonismo del periodista en la noticia y a un cruce de géneros que acaba yendo en contra del rigor informativo.

Hay todavía un tercer elemento preocupante en la cobertura informativa del tsunami en Japón del cual no se escapa, incluso, el que posiblemente sea uno de los programas informativos más rigurosos en España. Informe Semanal cayó en la trampa del culturalismo con un reportaje ‘sobre la esencia samurai en el Japón moderno’. Los periodistas de medio mundo se aventuraron en ‘entender’ a un ‘pueblo japonés’ al cual convirtieron en un sujeto exótico, lejano e incomprensible. Se perdieron muchos periodistas en justificar por qué los japoneses no se lanzan al pillaje, por qué los japoneses no lloran (¿realmente no lloran?) y por qué los japoneses, “Ellos”, son tan diferentes de “Nosotros”. Este es un mal que viene, el de la creación de la diferencia, y que como periodistas podemos combatir con un periodismo que explote menos la anomalía, principalmente cuando esta es intencionadamente fabricada.

Una visión entre Castells y Assange

Hace unos días, el sociólogo Manuel Castells explicaba que la expansión de las redes sociales y otros instrumentos de blogging ponían en entredicho cada vez más las tareas informativas de los periodistas.

Rapidez, inmediatez, globalidad y horizontalidad. El modelo nodal de las redes sociales nos lleva a un panorama en el que los ciudadanos construyen mensajes y compiten de tú a tú con los periodistas y los medios de comunicación. Sólo hay que ver el temblor que está provocando Wikileaks a través de su ‘alma matter’ Julian Assange, y la interpretación equivocada de muchos periodistas sobre la conveniencia de publicar los ‘cables’ bajo el único criterio de considerar si estas informaciones son o no periodísticas.

Continue reading…



BCNMediaLab y el proyecto BCNMediaLab tienen una licencia Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported License.
Si necesitas algún permiso adicional puedes contactar con nosotros aquí.

Feed RSS. Este blog usa Wordpress con el theme Modern Clix, de Rodrigo Galindez, ligeramente modificado por nosotros.